Lectura Biblia: Hechos 2:14-21.

2:14 Entonces Pedro, poniéndose en pie con los once, alzó la voz y les habló diciendo: Varones judíos, y todos los que habitáis en Jerusalén, esto os sea notorio, y oíd mis palabras. …

VERDAD CENTRAL: Si estamos predicando a Cristo, nuestro mensaje debe dirigir a los hombres a la salvación de sus almas.

INTRODUCCIÓN:

El deseo de Dios es usarnos siempre, no importa de a qué clase social pertenezcamos o los hombres nos digan que pertenecemos, Dios quiere usarnos, para el Señor no hay nada imposible y él puede prepararnos para que nosotros hagamos su obra como la debemos hacer, de Pedro y de los Apóstoles se dice que eran del vulgo, hombres sin letras, pero cuando el Señor quiso usarlos, los levanto y les dio el poder y la sabiduría para predicarle a los reyes y a los grandes de la tierra.

NOTA: Los Judíos comenzaban a contar las horas del día desde las 6 de la Mañana, a las 7:00AM. Era la hora primera, a las 8:00AM. Era la hora segunda y a las 9:00AM. La hora tercera del día y así sucesivamente, en Mateo 27:45, dice: Y desde la hora sexta hubo tinieblas sobre toda la tierra hasta la hora novena.

En nuestro tiempo sería, desde las doce del mediodía, hasta las tres de la tarde.

PONIENDOSE EN PIE ALZO LA VOZ:
Esto de ponerse en pie y alzar la voz, se refiere a alguien con autoridad, o alguien que toma la autoridad, al principio Pedro era un hombre tímido miedoso, que la noche que juzgaban a Cristo Jesús, por miedo lo negó tres veces, de lo cual se arrepintió después, nos podemos imaginar a Pedro enfrente de aquellos hombres que con tono humillante le decían: “Tú también eres uno de ellos” y el con el rostro mirando hacia abajo decía, no yo no soy de ellos, y después delante de una mujer que le hacía la misma pregunta.

Pero ahora vemos a un Pedro lleno de valor y de coraje, que se pone de pie y alza la voz, como dando a entender que todo miedo ha pasado y que hoy si estaba dispuesto a cumplir a aquella promesa que le hizo a Jesús, cuando le dijo, “Dispuesto estoy no solamente ir a la cárcel sino a morir contigo”. Ahora vemos a un Pedro lleno del E.S.

Aprendiendo y dependiendo completamente de Dios.

Antes actuaba en la carne, peleaba en la carne, discutía en la carne.

Ese es el problema de mucha gente en la Iglesia, tienen buenos deseos, buenos planes, pero todo lo hacen en la carne, discutiendo y hablando en la carne, pero ya es tiempo hermanos amados que dejemos las cosas de la carne, y aprendamos a vivir en el Espíritu para que de esa manera Dios nos respalda y nos de la Victoria en todos los planes que emprendemos.

II.- ESTO ES LO DICHO POR EL PROFETA JOEL:

Pedro no les predico, algo desconocido, ni tampoco una palabra suya, como diciendo “Yo pienso que tal vez esto es así” no, sino que él se fue a las Escrituras, Por eso cada uno de nosotros es responsable delante de Dios de conocer las Escrituras, porque nuestro mensaje no es un pensamiento de hombre o de ideas humanas, sino que nuestra predicación es la explicación de las Escrituras, cuando predicamos las Escrituras, nuestro mensaje tendrá la autoridad que necesita para llegar hasta los corazones. El fracaso de muchos predicadores es que predican sus Ideas, o las ideas de otros predicadores, pero muy lejos están de conocer el significado de las Escrituras.

Pedro no vino con una idea nueva o una palabra nueva, sino la Palabra que desde los siglos, Dios dejó para nuestra gloria. Si de verdad queremos ver la Gloria de Dios, prediquemos su Palabra bendita, su Palabra tiene poder para quebrar las piedras, los yugos y las cadenas del enemigo.

III.- TODO AQUEL QUE INVOCARE EL NOMBRE DEL SENOR: La meta de la predicación de este evangelio, es que todos los hombres, puedan llegar al conocimiento de Dios. Porque tarde o temprano las penas y los problemas llegan a los hombres, pero depende del conocimiento que tengan así, invocarán, nuestra misión es esparcir este conocimiento a todos los hombres para que cuando se encuentre en una necesidad recuerde que en Dios hay respuesta.

Por eso mucha gente cuando tiene problemas lo que hace es buscar un brujo, un adivino, un santo, porque eso fue lo que le enseñaron sus antepasados, pero ahora nuestra obligación es esparcir este conocimiento de Cristo, Jesús que el murió por nosotros en la cruz del calvario, para darnos vida y que por medio de su sacrificio, alcancemos la vida eterna.

Romanos 10:13-15, esta es la Clave, invocar el nombre del Señor, pero como invocarán SI NO CREEN, y como creerán en aquel del cual NO HAN OIDO, y como oirán sin haber quien les PREDIQUE.

Publicar un comentario